Construyamos empresas más humanas centradas en el capital humano

Construyamos empresas más humanas centradas en el capital humano

Hay que aprovechar las tecnologías y su capacidad de respuesta, sin embargo, aun sigue siendo importante la subjetividad de las personas, dentro de las empresas está siendo cada vez más importante, convirtiendo modelos negocios en verdaderas empresas humanas.

Cuando escucho a las nuevas generaciones de empresarios, describiendo sus modelos de negocio, siento que están sacrificando algo especial, un tejido de la estructura de toda empresa que es única, para capitalizar nuestros esfuerzos y sentirnos satisfechos, es decir, lo humano, el rol de la subjetividad del individuo y su importantancia.

A los más jóvenes, ya que son los más enamorados de los avances del abstruso campo de la telemática, siempre les recuerdo que hace ya varios siglos hombres como nosotros dotados de una capacidad maquínica y por lo tanto tecnológica muy inferior a la nuestra cambiaron para siempre el orden del mundo por medio de una revolución de las ideas que trastocaría absolutamente todo, hasta hoy en día. 

Me refiero a la época del Renacimiento, esa que sentó con más nitidez las bases de nuestro presente. Fue ella, una de las empresas humanas más revolucionarias, porque colocó en el centro de todo el cosmos de la vida al hombre y su capacidad especulativa, creadora.

Re-humanicemos nuestra empresa

¿Por qué utilizo el prefijo Re? Porque nuestra civilización sentó precedentes en que era el hombre la piedra angular del mundo, solo que ahora esta posición dada a la subjetividad humana luce un poco borrosa por la saturación tecnológica.

¿Qué hay de malo en esto? Se puede preguntar a cualquier persona. Visto así, la participación avasallante de las tecnologías en cada fase tareas en nuestra empresa no parece tener nada de qué preocuparnos. Pero, lo cierto es que ocuparnos tanto de la optimización de las tecnologías no hacen olvidarnos de la atención que requieren sus operarios, es decir, personas, empleados, especialistas o no.

Y las consecuencias de dar más importancia a los aspectos técnicos que a los humanos, (pues, ambos tienen su importancia) es que vamos a ver una productividad que está a riesgo de descender en su capacidad.

Empresas humanas son más productivas

Este punto es importante. Siempre he notado que cuando el personal de una empresa está feliz, la misma camina a paso firme manteniendo sus niveles de productividad e incluso superándolos ostensiblemente, porque la dinámica humana interna es fluida y grata.

cómo crear tu propia marca

Para mí, concluyendo, una empresa humanizada es aquella en que se da valor a las relaciones intersubjetivas de nómina de empleados; que gestiona desde una óptica objetiva el rol e importancia de la subjetividad humana y que entiende que una verdadera empresa no avanza por fase sino por procesos que dan una visión de conjunto de todas las fases, y eso solo se puede hacer desde el liderazgo humano; no desde una máquina. 

 

  • Posted by Seo Centria
  • On 20 noviembre, 2020